Piel más suave de manera natural

La piel se cuida tanto por fuera como por dentro, por esto la hidratación es fundamental para tener una piel más suave.

Para lograr nuestro objetivo hay que saber cuáles son los factores que impiden que nuestra piel luzca como deseamos.

La mala alimentación
El tabaco y el alcohol son enemigos numero uno.
La deshidratación.
Excedernos en la exposición al sol.
Cuidados inadecuados.
El estrés y los trastornos emocionales y nervioso.

Lo primero es tratar de solucionar todos los problemas mencionados anteriormente y luego seguí estos consejos.

Exfoliación

Cuando la piel está áspera significa que hay un exceso de células muertas que dificultan la regeneración de la dermis. Por este motivo conviene realizar una exfoliación una vez a la semana o cada quince días.

Usar productos naturales como, por ejemplo, el bicarbonato de sodio, el azúcar, la sal marina o el café son la mejor opción.

La Playa

Una visita a la playa nos brinda muchos beneficios

Exfoliamos la piel gracias a la arena y el mar.
Le aportamos minerales.
Le aportamos vitamina D para conseguir un bonito bronceado, siempre que lo hagamos con moderación.

Hidratación

Para tener una piel más suave, además de exfoliarla, debemos hidratarla, ya que de lo contrario, podríamos resecarla demasiado.

Una manera de lograrlo consiste en aplicarnos un aceite vegetal justo después de ducharnos, antes de secarnos.

Podemos usar aceites como el de coco, el de almendras o el de jojoba, por ejemplo.

Beber Agua

La piel se hidrata por fuera, pero también desde dentro.

Bebiendo agua suficiente a lo largo del día, siempre fuera de las comidas para conseguir el efecto beneficioso que queremos.

Dos vasos de agua en ayunas, veinte minutos antes del desayuno.
Tres vasos de agua a lo largo de la mañana.
Tres vasos de agua a lo largo de la tarde.
En las comidas también podemos beber si tenemos sed, pero no cumplirá la función que deseamos sobre la piel y, además, si nos excedemos, dificultaremos la digestión.

La técnica del cepillado en seco

Cepillarnos la piel a diario, de abajo hacia arriba, siempre en dirección al corazón, nos ayuda a activar la circulación y mejorar la oxigenación de la piel, así como a combatir la retención de líquidos, la celulitis y las estrías.

Solamente necesitamos un cepillo de cerdas naturales y unos minutos cada día.

Relajación

Muchos problemas de dermatitis y eczemas son difíciles de curar porque tienen su origen en alteraciones nerviosas.

Si padecemos problemas de piel a pesar de seguir todos estos pasos y cuidar la alimentación, debemos prestar más atención a nuestro interior y analizar si estamos padeciendo algún tipo de estrés por motivos laborales o personales.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *